Noticias

En esta sección podrá conocer todos los eventos y últimas noticias de nuestra concesión. Le mantendremos totalmente informado.

10 malas costumbres que provocan averias en los coches

10 malas costumbres que provocan averias en los coches


El ser humano es un animal de costumbres, y en los coches, adquirir unas malas costumbres en nuestro día a día puede probocar un desgaste prematuro del coche o incluiso graves averías. Os enumeramos algúnos de los vicios que más pueden dañar tu coche: 

1º NO MIRAR DE FORMA PERIÓDICA LA PRESIÓN DE LOS NEUMÁTICOS: 
Llevar la presión errónea en los neumáticos ( tanto por poca presión como por exceso) puede provocar un desgaste prematuro de los neumáticos , lo que nos puede costar un gasto extra en unos nuevos. 

2ª FORZAR EL MOTOR SIN QUE HAYA ALCANZADO LA TEMPERATURA OPTIMA: 
El coche necesita unos minutos para llenar el motor de aceite que se encuantra en el cárter y alcanzar su temperatura óptima, realizar un acelerón o un sobre esfuerzo del motor con una temperatura baja puede provocar desgastes internos prematuros de nuestro motor. 

3º DEJAR APOYADO EL PIE EN EL EMBRAGUE CUANDO ESTAMOS PARADOS: 
Esta mala costumbre provoca un mayor desgaste del embrague y de todos los componentes asociados a él. Aunque no se mantenga presionado el pedal a fondo, siempre se producen fricciones internas, afectando al disco y a todas las piezas que actúan sobre él, se aconseja no dejar apoyado el pie en el pedal y sólo utilizarlo para cambiar de marcha. 

4º PISAR EL PEDAL DE FRENO EN EXCESO EN DESCENSOS PROLONGADOS Y PRONUNCIADOS: 
Utilizar en exceso el sistema de frenos puede acarrear las siguientes consecuencias: acelerar el desgaste de discos y pastillas, provocar deformaciónes internas en el sistema de freno y deteriorar el líquido de frenos. Se aconseja utilizar el freno de motor( reducción de marchas) para no desgastar en exceso el sistema de frenos. 

5º CIRCULAR CON EL MOTOR A REVOLUCIÓNES MUY BAJAS: 
Este tipo de conducción puede traer problemas graves y costosos. En el caso de los Diesel, puede afectar a la válvula EGR, que acumula más carbón, reduciendo su vida útil en un 50 por ciento. En los motores de gasolina podemos también dañar el catalizador, transformándose en un depósito de carbón. El filtro de partículas es otro elemento que puede sufrir con este “vicio”. Hay que habituarse a mantener el motor a un régimen de revoluciones donde sientas que responde en cuanto pisas el acelerador. 

6º PARAR EL MOTOR DE GOLPE TRAS UN ESFUERZO EXTRA: tras un esfuerzo grande del motor, si apagamos el motor sin dejar “reposarlo”, el aceite que mantiene el circuito todavía tiene tendencia a carbonizar, causando la avería del turbo.Qué hacer. Intenta, tras un largo viaje por una vía rápida y antes de apagar el coche, mantener el coche cerca de dos minutos al ralentí. Es el tiempo suficiente para que el sistema de refrigeración y la propia circulación de aceite enfríen el turbo, reduciendo el riesgo de avería en más de un 90 por ciento. 

7º DEJAR LA MANO APOYADA EN EL CAMBIO DE MARCHAS: 
Es una de las costumbres que en la que más se peca, se realiza presión sobre los mecanismos internos de la caja de cambios, lo que acaba por desgastar y provocar holguras en los sincronizadores, los rodamientos… A largo plazo ello se va a traducir en vibraciones y que las relaciones de cambio pueden tener un engranaje más impreciso. 

8º CONDUCIR CON EL COCHE EN RESERVA: 
conducir con cinco o menos litros de combustible en el depósito puede garantizar el funcionamiento del sistema de alimentación, pero no es suficiente para proteger la bomba de combustible de tu coche. En los automóviles con inyección electrónica, la bomba de combustible, que es eléctrica, está sumergida en el tanque. Por lo tanto, el nivel de combustible debe ser suficiente para garantizar la lubricación y el enfriamiento de la bomba, posibilitando su funcionamiento. 

9º ESTACIONAR EL VEHÍCULO CON UN NEUMÁTICO SUBIDO A UN ESCALÓN : 
Debido al peso del vehículo, se trata de una medida que podría afectar gravemente a los neumáticos, ruedas y suspensión. Posibles daños: los neumáticos pueden sufrir deformaciones o cortes pequeños que obligarán a su reemplazo, las ruedas se pueden dañar si el impacto es severo y la suspensión puede desequilibrarse debido a rodamientos dañados. 

10º NO FRENAR LO SUFICIENTE A LA HORA DE PASAR UN BADÉN: 
Tener una velocidad excesiva a la hora de pasar por un badén puede acarrear ciertos problemas a nuestro vehículo, desde un rebentón o deformación de los neumáticos hasta una averia en el sistema de amortiguación del vehículo.



fuente: www.autopista.es

Te llamamos
Enviando

(*) Campos obligatorios

(**) Política de privacidad
Te llamamos