Noticias

En esta sección podrá conocer todos los eventos y últimas noticias de nuestra concesión. Le mantendremos totalmente informado.

Que tener en cuenta a la hora de cambiar los neumáticos

Que tener en cuenta a la hora de cambiar los neumáticos


Elegir unas ruedas inadecuadas a la hora de comprar nuestro coche nos repercutirá en un menor confort de marcha y un consumo más elevado. Así que como decimos, hay que anteponer la razón al corazón a la hora de elegir los neumáticos, de una manera equilibrada.

Código de números en el neumático 
A la hora de cambiar las ruedas de nuestro coche, tendremos que fijarnos en una serie de códigos impresos sobre el neumático para elegir los que más nos convengan y se adecuen a nuestro coche. En algunos casos, y siempre que esté explícito en la ficha técnica o sea equivalente, podremos montar un neumático más fino en caso de que nuestra llanta lo admita. 
Estos son los elementos que representan cada número: 

Observar foto de cabecera del artículo. 
Anchura: es el ancho del neumático inflado, en milímetros.
Altura: corresponde a la relación de aspecto entre la altura del perfil y la anchura del neumático, como un porcentaje.
Llanta: es el diámetro de la llanta para la que el neumático está diseñado. No se puede montar en otra mayor ni menor.
Índice de carga: se refiere al peso máximo que un neumático puede soportar. Ese número no es el equivalente en kg, sino que va asociado a una tabla de equivalencias.
Código de velocidad: este valor va asociado a la velocidad máxima que el neumático puede soportar durante un periodo de diez minutos sin ser un peligro. Puede componerse de una letra o una letra y un número, y también va asociado a una tabla de equivalencias.

Fecha de fabricación del neumático También debemos tener en cuenta el año de fabricación de la rueda, para estar seguros de que no nos montan ruedas viejas, o para saber cuántos años tienen las ruedas en caso de que compremos un vehículo de segunda mano. Para ello tendremos que ver el grupo de cuatro dígitos que aparece en un recuadro en el neumatico; los dos primeros indican la semana de fabricación, y los dos últimos el año. 

Lógicamente cuanto mayor sea nuestro coche, requerirá neumáticos más gruesos que repercutirán en el consumo. La diferencia la notamos cuando le montamos a un utilitario las ruedas de un deportivo, el coche se vuelve más torpe en reacciones y el consumo se magnifica. Claro, así si le ponemos una 195/55 R15 de baja resistencia a la rodadura el coche consumirá menos, pero es que en esa medida seguramente no habrá neumáticos deportivos. Al final vemos que es la pescadilla que se muerde la cola 

Los neumáticos de segunda mano y recauchutados 
Sinceramente, no se recomienda a nadie montar neumáticos de procedencia dudosa por ahorrarse hasta la mitad de precio. Obtener el agarre necesario en una situación de peligro y no acabar estrellados es algo que no tiene precio. Probablemente muchos se decanten por los neumáticos más baratos que le ofrezca su montador de confianza, pues no van a notar nada de unos a otros, pero donde se marca la diferencia es en situaciones comprometidas. 
Otra práctica cada vez más extendida con la crisis es la de comprar neumáticos de segunda mano o recauchutados –neumáticos antiguos de los cuales se conserva la estructura vieja y se recubren con goma nueva–. Aunque han mejorado mucho las técnicas de recauchutado en los últimos años, no será el primero al que le ha reventado una rueda a alta velocidad, desprendiéndose la banda de rodadura y destrozando el paso de rueda y la aleta. 
Los neumáticos de segunda mano aparentemente son ruedas de cualquier marca, incluso de primeras marcas, con pocos kilómetros que se ponen a la venta a un precio muy reducido hasta que finalicen su período de vida. Lo malo es que no sabemos cual ha sido su procedencia anterior, si se han apepinado por pillar un bache grande, si vienen de un coche siniestrado, etc. 
Así pues, el consejo es estirarnos económicamente un poquito en poner neumáticos de calidad aunque nos cuesten algo más caros, pero nuestra seguridad no tiene precio.


fuente: frenomotor.com

Te llamamos
Enviando

(*) Campos obligatorios

(**) Política de privacidad
Te llamamos